¿Quién no ha sentido y siente cierto miedo o respeto cuando se presenta ante una bajada complicada en la bicicleta?

Bajar una pista, trialera, sendero o tramo técnico con la bicicleta es algo que tarde o temprano nos toca afrontar a todos. Algunos echaremos el pie a tierra la primera vez, otros echarán el diente a tierra, si no es la primera, será en sucesivas ocasiones.

Como pocas veces se dan clases o ayudas en las rutas a enfrentarse a este tipo de retos, aquí dejo unos pequeños apuntes o notas que me parecen interesantes:

“12 Consejillos Biker para bajar con mayor seguridad y confianza.

Para mejorar en tu técnica bajando, te recomiendo que leas estas líneas a ver si con ello te ayudan un poco a soltarte la melena en esto de los descensos. Es válido tanto para el enduro más duro como para una bajada light por una pista.

  1. Baja con control y cabeza. Si bajas sin pensar o lo que es peor, si la bici te baja a tí, quiere decir que vas sin control. Intenta en todo momento adecuar la velocidad de la bicicleta a tu capacidad de control, no por bajar más deprisa llegarás antes.
  2. Relájate pero manten la atención. Bajar tenso es una de las peores prácticas, intenta relajar las articulaciones, en especial rodillas y codos para poder reaccionar con frialdad ante el terreno. El jefe eres tu, no la bici.
  3. Flexiona rodillas y codos, además de para relajar y bajar más cómodo, para amortiguar las irregularidades del terreno. Despega el culo del sillín, así evitarás desequilibrios propios de los baches y del terreno. También servirá para no condicionar la marcha de la bicicleta por zonas complicadas o accidentadas.
  4. Controla los pesos. Agáchate en la bicicleta, de este modo bajarás el centro de gravedad, tendrás menos propensión a volcar o salir por orejas. Al mismo tiempo, desplaza la cadera hacia atrás, sin pasarte, para transferir algo más de tracción a la rueda trasera y permitir que la delantera pase por los obstaculos.
  5. Confía en tu bici. Si pasa la rueda delantera, pasa la bici entera. Acuérdate de esto.
  6. No fijes la mirada, observa siempre varios metros por delante, no te quedes con el primer plano, detecta las mejores zonas para rodar y tírate a por ellas.
  7. Traza correctamente. Intenta llevar siempre la bici por una trazada correcta, no es fácil, pero generalmente cuando no lo haces, acabas en la cuneta o en el suelo.
  8. No saltes, salvo para evitar obstáculos. Procura no lucirte con saltitos inútiles. Solamente desetabilizan tu marcha y pierdes adherencia en caso de frenada de emergencia.
  9. Frena utilizando ambas manetas. El freno delantero detendrá la bicicleta, el trasero te ayudará a corregir y salvar la trayectoria. En caso de velocidad excesiva pueden ser los verdugos de una caída, cuidado al tocarlos en fuertes pendientes.
  10. Baja las fuertes pendientes. Utiliza el freno trasero para clavar la rueda y juega con el deslizamiento en tierra de la cubierta, sueltalo de vez en cuando para corregir la desviación y retrasa la cadera lo máximo posible.
  11. Confía en alguien que te ayude. Busca un compañero que tenga estas técnicas aprendidas y pídele que te sirva de guía en algún descenso. Empieza con cosas sencillas y luego ve complicándolo.
  12. Ante la duda, pie a tierra. Si no estás seguro es mejor no arriesgarte a una caída y las consiguientes lesiones. Si te da seguridad lleva algún tipo de protección hasta que afiances la técnica.

Por último, no te imprimas estos consejos, intenta memorizarlos y practicarlos, con varias sesiones aprenderás a hacerlo por sentido común y verás como ganas en confianza y técnica. Recuerda que las ruedas de la bicicleta son grandes y pasan por obstáculos casi tan grandes como ellas, pero tampoco andan solas.

Espero que estos truquillos, te sirvan tanto como lo hicieron conmigo.