Las personas comienzan a hacer deporte por multitud de factores que motivan una incorporación a la actividad física casi diaria, ya sea asociándose a un club, gimnasio o simplemente al aire libre con unas zapatillas y corriendo. El deporte cada vez es una más una vía de escape al modo de vida moderno, sirve para eliminar tensiones, mejorar el estado de forma, eliminar el sobrepeso, reducir el estres y como terapia para algunas afecciones físicas concretas, por decirlo de algún modo, el deporte se ha convertido en una terapia para muchas personas, para reorganizar su descalabrada forma de vida e intentar poner un poco de paz en el cuerpo y en la mente.

Si bien, en algunos casos tanto se lleva al límite que puede incluso derivar a trastornos como la vigorexia, hiperactividad o algunos síndromes que están relacionados justo con todo lo contrario a la actividad sedentaria predominante en la sociedad actual.

Por este motivo, creo que no está de más escribir unas líneas a favor del deporte responsable y con moderación. Como con todo en esta vida, el deporte en exceso también puede ser malo, tanto física como mentalmente. Puede llegar a afectar a la capacidad de perspectiva de las personas, perdiendo la orientación de lo realmente esencial e importante que es disfrutar del deporte y aprovechar todos los beneficios y ventajas que aporta al ser humano y a su entorno. Para facilitar el disfrute de la actividad deportiva voy a exponer unos cuantos “trucos” o “tips” que te facilitarán la labor de identificarte y saber compaginar deporte y vida personal.

1/10 Establece una meta o reto importante, pero realista. Es cierto que para hacer más fácil practicar deporte con regularidad y constancia lo más habitual y pragmático es establecer una meta, reto o punto al que se desea llegar, por ejemplo: (perder 10 kg en los próximos 5 meses, conseguir resistencia para correr una media maratón, bajar a comprar el pan en bicicleta y no jadear, etc.). Procura ser realista contigo mismo, evitarás desengaños que te animen a abandonar la práctica deportiva. Comienza con un reto próximo, cuando lo consigas te animarás a establecerte otro mayor. Procura que las metas no sean a más de 6 meses vista, pues podrías desmotivarte al pensar en lo que te queda, sobre todo al principio.

2/10 Evalua tus posibilidades reales para elegir tu deporte. Si no tienes muy buen equilibrio o los deportes de riesgo te dan “yuyu”, prueba a correr. Si tienes alguna lesión en el tren inferior localiza un deporte que no focalice sus esfuerzos en las piernas. Si tienes problemas de espalda, piensa en la natación. Se trata de comprobar tus aptitudes o limitaciones físicas o fisiológicas para poder elegir el deporte que más se adecúe a tus necesidades. Todos tenemos la posibilidad de escoger algo para hacer, desde carrera, ciclismo, senderismo, alpinismo, tenis, padel, la variedad es inmensa.

3/10 Planifica tu agenda, necesitarás unas horas de dedicación a la semana, comienza poco a poco, hasta que el gusanillo vaya haciendo su agujero y te demande mayor actividad. Comienza por 3-4 horas a la semana en días alternos, no lo concentres en un día porque es menos beneficioso. Busca momentos en los cuales tu actividad diaria como el trabajo, la casa o cualquier otra cosa que te mantenga ocupado pase a un segundo plano o simplemente, se tranquilice. Practicar un deporte con la tensión de dejar algo a medias no es beneficioso para tí. Cuando hayas localizado esos momentos, resérvalos a toda costa y exprímelos.

4/10 Infórmate sobre el deporte que has elegido. Te toca estudiar un poco, todos los deportes tienen una componente técnica, desde correr hasta el tenis. Internet es una gran fuente de información que te servirá para iniciarte con unas buenas líneas maestras y no caer en vicios. Si no te ves capaz de conseguir este punto por tus propios medios, te recomiendo que acudas a un entrenador personal o un preparador físico. En unas pocas sesiones te adiestrará en tu disciplina y conseguirás progresos que posteriormente significarán un gran ahorro tanto en dinero como en lesiones y dolores.

5/10 Automotívate, haz fuerte tu mente, se consciente de que tu meta es viable y la puedes alcanzar, no dejes que ganen los pensamientos negativos que te proponen abandonar con facilidad una sesión de carrera por ir a comer unas palomitas al cine, eso ya lo harás más tarde, te lo habrás de ganar y luego de ese modo las palomitas saben el doble mejor.

6/10 Consume alimentos variados y de calidad, ahora que estás haciendo deporte has de otorgar una importancia extra a la dieta. Consume regularmente Frutas, Verduras, Carnes, Pescados y Cereales. Si tu objetivo es reducir peso, controla los azúcares y las grasas, olvídate de la bollería y productos industriales que están llenos de grasas saturadas que echarán por tierra tus progresos.

7/10 Controla tus progresos y actividad, no es muy costoso y siempre viene bien evaluar que estás haciendo. Apunta en un cuaderno semanalmente tus horas y sesiones de entrenamiento así como cualquier hecho relevante que te haga pensar, por ejemplo: He perdido 1 kg esta semana y he corrido 2 horas más de lo habitual.

8/10 Bebe, hidrátate correctamente. Antes, durante y después del ejercicio, siempre lleva agua contigo. Los días de mayor intensidad acompañate de una bebida isotónica tipo ISOSTAR. Para sesiones largas de más de 3 horas piensa en tomar un suplemento recuperador. Tranquilo que es algo normal, son suplementos que aportan a tu cuerpo nutrientes para recuperarse con mayor efectividad y de forma correcta suministrando cantidades apropiadas de Proteinas, Hidratos de Carbono, Azúcares y Aminoácidos esenciales.

9/10 Descansa, cuando dediques unas 10 horas a la semana, date un respiro, busca uno o dos días a la semana en los cuales recargar pilas totalmente, el descanso es la parte más importante del entrenamiento, sobre todo después de uno muy intenso. Duerme no menos de 7 horas diarias y a poder ser de un tirón, verás como tu cuerpo lo agradecerá. Después de cada entrenamiento realiza una sesión de estiramientos que ayudarán a tu recuperación, evitarán lesiones y te harán más flexible.

10/10 Comparte tus progresos, hacer partícipe a tu entorno de tus progresos y afición solo hace que afiances tus ganas de continuar, si alguien te dice que abandones explícale que se está perdiendo una sensación de bienestar como nunca habrá conocido.

Espero que con estos diez consejos o trucos, aquellos que estén planteándose ponerse en marcha no lo duden ni un segundo más, aprovechad el verano y salid a hacer deporte, que de momento ¡¡¡es gratis!!!