Estas navidades, como desde hace 2 años emprendimos viaje hacia un destino nuevo y desconocido para nosotros. Embarcamos en un avión dirección a Francia y Holanda. Ambos países desconocidos para nosotros como sus capitales.

En el viaje, tuvimos la ocasión de conocer algunos rincones especiales, y hoy os dejo aquí el pueblo de Zaanse Schans de Holanda.

Molinos de Zaanse SchansZaanse Schans es un barrio de Zaandam, una localidad a unos 15km al norte de Amsterdam, es famoso por sus molinos y por el ambientado pueblo que no deja indiferente a sus visitantes. Zaanse Schans es también un museo al aire libre del pasado pre-industrial de Holanda y tiene una colección de molinos históricos, la mayoria de mas de 200 años que todavia están en uso, así como una buena colección de casas y museos históricos.

 

En la zona hay un total de 8 molinos, cada uno con su nombre y personalidad

  • “The Houseman” – Molino de especias (mostaza)
  • “The Crowned Poelenburg” – aserradero
  • “The Cat” – Molino de pigmentos
  • “The Young Sheep” – aserradero
  • “The Ox” – Molino de aceitero
  • “The Seeker” – Molino de aceitero
  • “The Cloverleaf” – aserradero
  • “The Motley Crew” – Molino de aceitero

Para llegar a Zaanse Schans se pueden tomar tanto el tren como el autobús, siendo éste el más rápido, barato y directo medio de transporte desde la estación central de Amsterdam (Centraal Station). Para localizar el autobús que nos llevará a Zaanse Schans hay que acudir al Anden C de autobuses (en el exterior de la estación) a la derecha de la estación. La línea a tomar es la 391 que es un autobús municipal de color rojo y que en días laborables pasa cada 15′, en festivos cada 30′. Hay que hacer el recorrido completo que dura unos 45′ y apearse en la última parada. Al llegar, parecerá que estamos en un polígono industrial pero al caminar 50′ comenzaremos a ver los molinos.

Ham and Cheese Pancake

Ham and Cheese Pancake

Esta excursión es muy recomendable para aquellas personas que estén de visita en Amsterdam y quieran contemplar los tradicionales molinos y degustar algún queso de la zona o los famosos Pancakes. En medio día podemos llegar a Zaanse Schans, dar un buen paseo por la zona de molinos, descubrir el adorable pueblecito con sus tradicionales casas de madera, donde viven algunas familias y degustar productos típicos o también comprar algún souvenir.

En la entrada del pueblo también hay un museo temático sobre la historia de la zona y la importancia de los molinos en la economía y estilo de vida local. No dejéis de verlo pues es muy interesante y si hace frío un café calentito os entonará para continuar la visita.

No os preocupéis demasiado por la hora de regreso, hay autobuses hasta las 11 de la noche y para esa hora ya habréis vuelto a vuestro lugar de origen.

Aquí os dejo un enlace a algunas fotos de la zona, que de verdad, creo que merece la pena descubrir.

Ver la galería de fotos de Zaanse Schans