Eduardo Cossio gana la II Marcha Cicloturista Peña Cabarga

No hubo sorpresas, Eduardo Cossio (Osasunalde) volvió a ganar la Marcha Cicloturista Peña Cabarga con autoridad al detener el crono en 4 horas y 1 minuto. La prueba que constaba de 137km con varios altos entre los que destacaban El Caracol y el final en Peña Cabarga contó en esta ocasión con más de 700 participantes.

Este sábado 4 de mayo, por segundo año consecutivo participé en la marcha cicloturista peña cabarga, que en esta ocasión batió los récords de asistencia del año anterior. Después de un invierno de muy mal tiempo, tuvimos suerte con la meterología y el día amaneció fresco pero sin nubes, cielo azul ideal para dar unos pedales. Como en la ocasión anterior, el viernes fue el día del ritual de recogida de dorsales y el sábado por la mañana, unos cuantos compañeros salimos en bici desde casa para recorrer los 15km que hay hasta Solares calentando motores y es que se presagiaba como indispensable para evitar una salida en frío, todo un acierto.

Preparados, Listos, ¡¡YA!!

Ya en la línea de salida, el montón de bicicletas era enorme, el arco de salida parecía pequeño y tenía tan cerca a los demás que pensaba que no podría ni montar en la bici. Comienza la marcha, el pelotón poco a poco va tomando velocidad, algunos avanzan posiciones, otros se lían con los automáticos, total, vamos a por ello… Ya desde el principio a la estela de Kike, Fonso y Jose para intentar ir lo más juntos posibles… El ritmo de salida es vertiginoso y pica hacia arriba… Toca ir dirección Astillero y ya en los primeros compases empezamos a seleccionar el grupo bueno (el primero). Llegamos a Heras, seguimos rodando rápido, a cada kilómetro que pasa la velocidad aumenta, no veo bajar el velocímetro de 46 por hora ¡¡que locura!!

Llegamos a Astillero, aminoramos ligeramente en las rotondas pero cuando cogemos la carretera de la costa comienzan de nuevo los arreones. Hasta Galizano es todo más o menos llano y el ritmo sigue subiendo con más de 42kmh de media y es un no parar. Los nervios se intuyen, la marcha cicloturista peña cabarga va a coger fama de ser dura. Solo hago pensar en que si seguimos con esa intensidad, la subida a Peña Cabarga puede quedarse en falso, es un final mortal, duro por necesidad. A la par del ritmo endiablado, los nervios y la tensión son palpables, una faceta de las marchas que sigue sin dejarme cómodo. Demasiados frenazos bruscos, algunas ocasiones tenías que saltar al carril contrario para evitar caídas, una auténtica locura.

La seleccion natural

Es en el kilómetro 30 aproximadamente cuando la cosa empieza a ponerse difícil, llegamos a Galizano, previamente ya ha habido un par de montoneras y desconocemos la gravedad o si hay algún compañero implicado. La primera “tachuela” es el alto de Ajo por la cara de Galizano, comenzamos a subir a buen ritmo, Kike, Fonso y Jose consiguen avanzar unos metros, yo voy metido en mitad del barullo y no consigo zafarme al exterior para tomar su rueda y me sacan unos 20 metros. En ese momento ¡¡Zas!! se produce una caída, la marcha no se para, pero el ritmo baja lo justo para perder de vista a los compis y no consigo remontar a tiempo, se que si llego a la cima lejos ya no les pillo ni de suerte, efectivamente, corono pero me sacan ya más de 2 minutos. Bajo a tope a ver si consigo engancharles o a una grupeta que me acerque pero no hay suerte, me veo solo durante 3km y se me hacen realmente pesados, aprovecho para avituallarme y continuar hasta que me pilla un grupo con un ritmillo interesante. Comenzamos a remontar y estaré con ellos las dos horas siguientes.

Comienza la marcha de verdad

La cosa parece que avanza, el ritmo es bueno y llegamos a Solares cerrando el primer círculo a más de 35kmh de media, lo cual es algo menos que el año pasado pero con buenas sensaciones. Empezamos calentando de nuevo con el alto de Hermosa donde Juancar (que me seguía por el Livetrack de Garmin) está esperando con la cámara y un bidón de agua, isostar y un gel de propina que me vino de lujo (y eso que caducaba este mismo día). A partir de este momento seguiría con la grupeta hasta coronar el Caracol, siguiente puerto y punto más elevado de la ruta con más de 800m de altitud. La subida contaba desde Miera y desde abajo ya con el plato pequeño puse cadencia elevada para evitar saturar las piernas antes de llegar al Pico Llen. Durante la subida al Caracol ibas pasando a gente y otros te pasaban a tí, aproveché para enganchar alguna rueda de interés y aquí es donde perdí a los compañeros PUPASMTB que estaban dándome compañía desde Ajo.

Pasando por Hermosa en la Marcha Cicloturista Peña CabargaLos cinco últimos kilómetros del caracol son muy pegajosos, en mi caso les tengo muchísima manía. Es un porcentaje que no me deja subir cómo como a mi me gustaría, pero terminamos de coronar metiendo el plato, aprovecho antes de llegar para tomar un gel y bajando me como una barrita que a la postre me vendrá bien para aguantar el ritmo en la bajada a Solares. El descenso del Caracol se hace rápido, rapidísimo y no hay tregua, no pienso parar en ningún avituallamiento salvo extrema necesidad pues llevo encima todo lo que necesito. Comienzo uno de mis tramos favoritos, Selaya-Solares. Lo he hecho tantas veces que es difícil hacerlo mal. Como en el año anterior, pronto empiezo a notar como tiro del grupo más que el resto, parecen cómodos bajando a 40 por hora, cuando me dan relevos el ritmo baja ligeramente así que decido quedarme en medio del grupo pues parece que no quiere desgastarse nadie.

Llegamos a la Abadilla, nos desvían hacia Penagos en un tramo feo, con un asfalto descarnado y un sube y baja continuo bastante incómodo. Llegamos a la general N-634 y de nuevo me encuentro junto a otro ciclista tirando del grupo, ¡vaya!, hago lo que debiera haber hecho hacía rato, pego un arreoncillo y me pongo a más de 40, al final me siguen menos de la mitad y a partir de ahí comienzan los relevos, así que la jugada ha salido bien, en el alto de Solares me llevan en volandas y eso que hace rato que las antenas de Peña Cabarga no nos quitan el ojo de encima. Aprovecho para tomar el gel de Juancar, solo me queda ese gel, 400ml de agua y uno de reserva.

Al matadero

Altimetría Marcha Cicloturista Peña CabargaPasamos Solares y Heras a un ritmo algo ya más llevadero, se nota que el Borgia está cerca y aquello huele a chamusquina que te deja ciego. No hemos terminado de bajar a la recta y ya muchos van con el 34 metido, el miedo se huele, hago lo mismo. Siempre subes la peña con la intención de reservar dos o tres piñones para el final, pero es muy difícil no caer en la tentación. Paso el borgia, paso la primera curva a izquierdas y “clac” “clac”, ya vamos con todo metido. Prefiero subir con cadencia que ir atrancado, la subida son 6km y se hacen duros. Los primeros 3 kilómetros son un continuo 9-12% que van consumiendo tus energías como una rémora. Intento bajar un piñón y forzar un poco más. El corazón puede pero las piernas dicen que no, que van más cómodas con una marcha más corta.

Subo y voy adelantando a bastantes ciclistas como el año anterior y eso que mi ritmo no es nada bueno, ando justo de fuerzas y lo noto. Cuando llego a la zona abierta de la subida parece que mejoro, el porcentaje afloja un poco y mis piernas me dan un respiro. Un hombre muy majo de la organización me da un botellín de agua fría, como voy despacio me da tiempo a abrirle, beber, cerrarle y echarle al bolsillo.

Llega el descanso, apenas 800m de respiro, momento que aprovecho para engullir el gel de reserva que me quedaba y dar los últimos tragos de agua al botellín, me deshago del peso que no necesito y comienzo la ascensión de los dos últimos kilómetros. Noto que las piernas responden pero me están diciendo que controle el esfuerzo, que las dos últimas rampas es donde se tienen que acabar las fuerzas y así hago.

Serpenteo unas cuantas paellas, vamos cogiendo ritmo, me pongo de pies y la bici se retuerce más que yo, hay que apretar los dientes aunque en las fotos parece una sonrisa, no, es sufrimiento puro. Llego al kilómetro 5, ahí está Juancar de nuevo con la cámara, le acompaña Nacho que ha llegado primero y sigo subiendo, intentando no bandearme ni hacer eses, -la dignidad lo primero-. Después de esta pared hay una curva a mano izquierda con el 23% de desnivel, son 20 metros pero son los peores, se que si los supero montado en la bici, el resto está chupado. Así es, consigo dejar atrás la curva y encaro la última rampa en curva a la derecha y con mucha gente descendiendo no solo en bici sino en coche, moto, andando, hay muchísima gente arriba. La rampa se acaba, veo las antenas, queda la última cuesta y he llegado, el reloj marca 4h48m más de 30′ de ventaja con respecto a 2012. ¡¡Contentísimo!!

Después de Terminar la Marcha Cicloturista Peña CabargaY despues, a descansar.

Ya estoy pensando en la Marcha Cicloturista Peña Cabarga de 2014, seguro que me apunto, una marcha como esta engancha cada año más, así que solo me queda ahora coger fuerzas, descansar para poder seguir con los entrenos y ponerme en forma para Los 10000 del soplao de montaña y de carretera.

Agradecimientos.

Me gustaría agradecer a todos los que me estaban esperando en Peña Cabarga, en especial a mi sufridora. A los compañeros que en ruta han aportado con ánimos, fotos, bebidas y fuerza para terminar, en especial a Juancar y como no, a todos los compis de grupeta que han tomado la salida conmigo y que aunque no hemos llegado juntos, por lo menos, hemos llegado.

Clasificaciones