¿Has pensado en pasar una Navidad en Londres?

Big Ben LondresYa es el cuarto año que pasamos las fiestas navideñas en otra ciudad, primero fue New York, seguimos con Roma, París y Amsterdam fueron en tercer lugar y en esta ocasión la elegida era Londres. Una ciudad que no conocíamos y era como una asignatura pendiente. Disfrutar de la Navidad en Londres después de varios años era seguro una gran apuesta. “La city” como se la conoce, es una gran ciudad, posiblemente la más grande de Europa y el ambiente seguro que iba a dejarnos con la boca abierta.

Nuestra primera Navidad en Londres

Seguro que no es la última, una Navidad en Londres te deja con ganas de más, con sabor de no haber experimentado y descubierto todos los recovecos donde poder encontrar una imagen, un olor, un momento que no olvides jamás. Cuando llegas a Londres por primera vez todo parece un poco caótico, mucho tráfico, todos se mueven como “al revés” y claro eso hace que tardes un rato en adaptarte. Por otro lado, la ciudad está muy pensada para el peatón y rápidamente encuentras en el Támesis tu gran aliado para moverte por la ciudad.

Como en anteriores citas con la Navidad, en estos días nos gusta patear, oler, respirar, sentir el alma de la ciudad, nada tienen que ver nuestras vacaciones llenas de largas colas a la puerta de algún espectáculo, museo o local donde se tira gran parte del escaso tiempo de que disponemos. En esta época del año amanece a las 8am y anochece a las 16pm, eso nos deja 8 horas de luz de día para poder sacar el jugo a la ciudad.

Díá Uno – Picadilly Circus

Trafalgar Square de Noche - Navidad en Londres

Llegamos a Londres, entre el vuelo, el autobús y el paseo hasta el hotel, llegamos casi a las 3 de la tarde al hotel. La lluvia hace que el día parezca más largo de lo que realmente es. Después de conseguir llegar al hotel, registrarnos y recuperar un poco de fuerzas, nos decidimos salir a conocer los alrededores de Trafalgar Square y Picadilly Circus, el Times Square de Londres.

El ambiente un sábado por la tarde como es de esperar es tremendamente alucinante, las fechas navideñas hacen de acicate para que multitud de personas deambulen por la calle de un comercio en otro, comprando, comiendo, tomando helados, cafés, de todo… simplemente espectacular.

El día no da para mucho más, estamos cansados del viaje y preferimos recuperar bien para patear al día siguiente por la zona oeste de Londres que sin duda deparará una jornada agotadora.

Día Dos – Westend

Hyde Park - The LidoEl WestEnd de Londres, o zona oeste está compuesta por los barrios de Westminster, Notting Hill, Kengsintong y algún otro que más que ahora no recuerdo. En este día que comenzó con un buen clima, cielo azul con alguna nube pero sin el menor rastro de lluvia nos permitió caminar durante horas, disfrutando de los parques reales (Royal Parks) como St.James, Hyde Park y Kensington Gardens.

Impresionante Hyde Park en combinación con Kensington Gardens, es agradable poder pasear por semejantes parques en medio de una gran urbe, no me cansaría de caminar, de correr o simplemente de disfrutar de una tarde de picnic en los verdes campos de estos parques.

squirrel-003La fauna, es casi completamente doméstica, permite entretenerse dando de comer a las ardillas, a los pájaros o simplemente viendo como otros lo hacen. En invierno, desde finales de noviembre hasta después de las navidades en Hyde Park está lo que los londinenses denominan Winter Wonderlands que es una especie de parque temático donde hay casetas, un mercado invernal y puedes degustar prácticamente de todo, hasta Spanish Churros (incluso de Navidad en Londres).

Winter Wonderlands @ Hyde Park (London)

Dejas Hyde Park y pasas a Kensington Gardens como si nada, un parque muy muy bonito que complementa al anterior, tiene un par de edificios muy interesantes el Palacio de Kensington y La Orangerie, cafetería especializada en el Té de las 5 y buenas pastas de té.

Kensington Palace The Orangerie

La mañana iba bien, los parques darían paso al famoso barrio de Notting Hill con sus callejuelas como Portobello Road donde muchas tiendas de antigüedades nos dejarían en la zona del Albert Hall donde realizaríamos la para para comer y seguir por la tarde paseando y recorriendo el tranquilo barrio de Chelsea, uno de los sitios donde quería apostarme para hacer una foto era en Battersea con su central eléctrica.

Battersea Power Station - Navidad en Londres

Y ya de vuelta, cogeríamos dirección norte hacia el hotel, parando a hacer algunas fotos al Big Ben.

Día Tres – Borough bajo la lluvia

Las previsiones no se equivocaron, un día de lluvia nos depararía un día duro, frío, agua y viento que nos obligarían a establecer un plan de indoor en toda regla. Comenzamos la mañana en el mercado del Covent Garden donde sus tradicionales comercios llenaban de color las galerías, bonito, muy bonito.

Covent Garden Market

Aprovechamos para oler algunas fragancias, jabones y probar algunos dulces típicos, muy ricos por cierto, para después encaminarnos hacia la zona financiera avanzando por la calle Fleet.

Callejeando Londres

Cada hora y media parábamos a tomar algo caliente para poder entonar el cuerpo y continuar la marcha sin mayores problemas, aunque el paraguas ya iba sufriendo de lo lindo y la mojadura era previsible, incluso con el GoreTex de serie.

day2-22

Seguimos caminando, llegamos a la Catedral de St.Paul y estábamos cerca del London Bridge que nos daba paso al Borough donde habíamos pensado en acudir para visitar a la hija de un buen amigo, lástima que llegamos y no estaba en el trabajo así que decidimos continuar caminando por el Borough Market y parar a comer a eso de las 2 de la tarde, porque nuestros cuerpos estaban ya muy afectados…

El pub más antiguo de Londres

Para terminar la tarde, seguiríamos el paseo por la margen este del rio Támesis pero ya con unas previsiones de lluvia realmente malas, sufrimos de lo lindo para recorrer la hora y media que nos separaba del hotel y llegamos muy mojados. Así que algo caliente y a la cama que al día siguiente tocaba una nueva pateada.

Día Cuatro – SO-HO y Thames

No podíamos marcharnos de Londres sin visitar el famoso SO-HO así que a ello nos pusimos el cuarto día. Comenzamos dirección norte por Picadilly hacia las estrechas callejas del SO-HO londinense hasta llegar a la calle Oxford donde un ambientazo colosal nos estaría esperando. Entramos en algunas tiendas como la de Nike donde con sus cuatro plantas el espectáculo estaba garantizado por los dependientes que amenizaban cada esquina del local.

day3-04

Empezaba a amenazar lluvia pero nos resistíamos a abandonar tan interesante ruta, que incluiría para nuestra fortuna el St.Regents Park, otro parque real que sin duda es el que más me ha gustado de todos. Muy tranquilo, con unos rincones de una belleza inusitada y sobre todo muy muy fácil de recorrer. Como desventaja es su ubicación, a casi una hora andando del centro de Londres en dirección norte.

day3-33

Si te gustan los parques, este sin duda en primavera tiene que ser espectacular. En la Galería de fotos podréis ver varias fotografías del mencionado parque de Navidad en Londres. Terminada la visita a este bonito lugar comenzó a diluviar, una nube se empeñó en que parásemos a comer antes de tiempo y aprovechamos para recargar pilas en una pizzería cercana.

Ya repuestos y habiéndonos secado un poco continuamos por Oxford Street donde pudimos comprobar que el gentío había crecido sustancialmente, era 24 de diciembre “Navidad en Londres” y todas las tiendas estaban a rebosar. Primark, Zara, Mango, Nike, etc. Todas estaban saturadas de gente así que decidimos escaparnos del bullicio para ir hasta Harrods a ver si aquello era algo más fácil…

Harrods estaba imposible, más gente que en todas las tiendas de Londres en Navidad juntas, impresionante ver echar humo a los terminales de venta en un día realmente asfixiante para los vendedores, imagino que lleguen a la cena de nochebuena y no quieran oler ni el pavo.

Día Cinco – Puente y Torre de Londres

Nos había quedado pendiente del tercer día ver la Torre de Londres y el Puente de la Torre de Londres, así que nos decidimos a encaminarnos por la senda del río o el camino de la reina como se denomina para llegar hasta allí. La mañana se presentaba fría pero muy bonita como pudimos comprobar en el puente de Westminster.

THE-PARLIAMENT-PANO

Dimos algún rodeo por Waterloo pues la zona parecía que prometía y así fue, una zona diferente, más urban que el resto y con bastante historia.

Waterloo

Seguimos de camino hacia el London Bridge y allí paramos a tomar algo después de pasar por el Borough nuevamente, la verdad es que hacía fresquito y llevábamos casi 2 horas sin parar de andar, los pies empezaban a echar humo y al ser día de Navidad en Londres no conseguíamos encontrar muchos locales abiertos para tomar algo.

day4-08

Así que después de parar en una cafetería y entonar el cuerpo seguimos de paseo por la London Tower y el East Side de la ciudad. Hacía fresquito aunque el sol iba dejando que la temperatura aumentase a ritmo de 1º por cada hora y pudimos tomar alguna buena instantánea del puente de la torre de londres.

day4-16

Y de los alrededores a una y otra orilla del río Támesis.

day4-12 day4-13

Una vez hecha la visita a lo que realmente nos importaba, intentamos localizar un sitio para comer, no era fácil, el día de Navidad en Londres es lo que tiene, que está casi todo cerrado a cal y canto. Al final en la zona de la Catedral de St.Paul conseguimos encontrar una brasería donde degustamos un par de suculentos platos a base de salmón y poulèn para acabar con un postre y volver al hotel a descansar, pues en unas horas estaríamos tomando el vuelo de regreso a Santander.

Estos días han sido diferentes, especiales, agotadores pero merece la pena disfrutar de la Navidad en Londres que aun sin ser una ciudad con una ambientación específica de navidad tienen un algo que la hace diferente y acogedora.

100% recomendable.