Mantenimiento, ventajas e inconvenientes de ruedas con frenos de carbono

  • ¿Estás pensando en comprar unas ruedas con pista de frenada de carbono para tu bicicleta de carretera?
  • ¿Ya tienes unas ruedas con pista de frenada de carbono pero notas que han perdido eficacia de frenado?
  • ¿Es cierto que frenan menos las pistas de carbono que las de aluminio?

Cuestión de tendencia

Son cada vez más las ruedas de ciclismo en ruta que para conseguir limar unos gramos incorporan las pistas de frenada de carbono. Las tubulares prácticamente llevan todas este tipo de pista y las de cubierta permiten alternar carbono o aluminio.

Eficacia y rendimiento

Es fácil encontrar defensores y detractores de las pistas de frenado de carbono. Muchas veces se juzga a la ligera y lo cierto es que si no fueran una opción buena y segura los ciclistas profesionales no las montarían y son deportistas que hacen un uso exigente del freno cuando toca bajar un puerto revirado.

Si es cierto que algunos modelos de pistas de frenado adolecen de problemas de rendimiento pero que generalmente pueden estar originados por algunas de estas causas (que también se presentan en las pistas de frenado de aluminio):

  • Mala alineación de las pinzas y zapatas de freno
  • Material incompatible de la zapata de freno
  • Suciedad residente en la pista o zapata de freno

Por ello, si nos encontramos ante un problema de frenado con cualquiera de las ruedas de carretera, tendremos que verificar uno a uno los puntos anteriormente indicados de la siguiente forma:

Revisar alineación de las zapatas de freno sobre la pista de carbono

No es tan difícil como parece, pero para ello será necesario extraer la zapata de su bastidor de montaje, generalmente con una llave allen de 2.5mm podremos extraer la zapata de caucho o de resina. Para verificar el desgaste tendremos que observar el patrón de rayado de la cara que hace contacto con la pista. En caso de una mala alineación veremos zonas que se desgastan de forma más pronunciada por unas zonas determinadas.

Para solucionar este problema, deberemos realizar las siguientes acciones en este orden:

  • Con un pliego de lija fino, extenderlo sobre una superficie lisa con el fin de frotar la cara de contacto de la zapata lo suficiente como para igualar el desgaste producido por la mala alineación. Se frotará de forma enérgica pero con movimiento controlado para evitar redondear la zapata. Cada 4 o 5 frotaciones procederemos a verificar si el desgaste se ha igualado, una vez conseguido, haremos la misma operación con todas las zapatas.
  • Volveremos a instalar las zapatas de freno en sus bastidores con cuidado, prestando atención a la orientación y apretando el tornillo prisionero con la llave de allen.
  • Por último -y esta es la parte más complicada-, tendremos que ajustar el apoyo de la zapata sobre la pista de frenado, para ello, necesitaremos una llave allen de 4mm con la que aflojaremos ligeramente los bastidores de la pinza. Una vez flojos orientaremos lo más centrado posible sobre la pista de frenado el bastidor y para que no se muevan y queden correctamente alineados, apretaremos fuertemente la maneta de freno a la vez que volveremos a apretar el tornillo allen del bastidor que hará que la zapata quede correctamente alineada. Tan solo ten la precaución de que al apretar el tornillo allen, se gire el bastidor, en algunos modelos de pinza es posible que esto suceda.

Incompatibilidad del material de la zapata de freno

Ruedas con frenos de carbonoEn ocasiones la pérdida de eficacia de frenado viene originado por la incompatibilidad de las zapatas. Cuando se utilizan zapatas no recomendadas por el fabricante, puede suceder que el material empleado sea demasiado abrasivo o demasiado duro y origine un sobre-calentamiento en la pista de frenado, perdiendo así una buena parte de la eficacia del freno. Para casi todas las pistas hay algunas zapatas standar que suelen combinar muy bien, es el caso de las SWISSTOP Flash Pro Black.

Suciedad residente en la pista o zapata de freno

Suele ser la causa más frecuente de pérdida de efectividad del freno. La suciedad de la carretera, unida al agua, al aceite de la cadena y a otros agentes externos, suelen contaminar la pista y las zapatas de freno. Para paliar este problema hay que realizar un mantenimiento con cierta frecuencia (cada 1 o 2 meses) que permita devolver a la pista y a la zapata sus condiciones óptimas. Limpiar el sistema de frenado es sencillo, siguiendo los siguiente pasos:

  • Desmontar las zapatas de los bastidores y lijando la superficie de contacto como comenté un poco más arriba.
  • Con un algodón o papel y alcohol de 96º limpiar bien y secar toda la pista de frenado, por ambas caras de la rueda, hasta que salga limpio de resíduos.
  • Volver a montar las zapatas y realizar dos o tres frenadas de readaptación para sentar de nuevo las zapatas.

Y con esto termino el artículo de hoy, dedicado a uno de los sistemas más importantes de nuestras bicicletas, los frenos, que nos pueden librar en más de una ocasión de múltiples disgustos. Espero que te sea de utilidad y espero tus comentarios si haces algunas de los ejercicios de mantenimiento propuestos.