Prepárate para convivir con el frío invierno en tu bicicleta, el ciclismo en invierno

Ya sea por un motivo o por otro, el invierno es una época en la que nos cuesta más subirnos a la bicicleta. El frío, la necesidad de desconectar y hacer otras cosas, la escasa luz y cientos de razones más.

No obstante, los hay tenaces que ni los días más fríos dejan de dar pedales. Pueden más las ganas de entrenar, rodar o disfrutar que el peor de los fríos, pero claro, algunos gozan de cierta inconsciencia en sus actos pues no se puede ir a la ligera en invierno en la bicicleta.

En esta entrada, quiero comentar algunas de las cosas que me parecen fundamentales para poder disfrutar de la bicicleta en invierno, así que sin más, vamos a entrar en materia, comenzando por el ciclista y seguidamente por la bicicleta como puntos de examen.

Practicando ciclismo en invierno

Practicando ciclismo en invierno

El ciclista de invierno

Lo más importante y principal, es que la persona que desee practicar ciclismo en invierno, tenga una cabeza bien amueblada. El invierno es una época en la cual hay menos ciclistas en las carreteras, menos horas de luz, menos temperatura ambiente y peor visibilidad, por tanto, cabeza y mucha precaución para poder disfrutar con seguridad del ciclismo en invierno. Si no estás plenamente convencido o seguro de poder llegar sin problemas, mejor quédate en casa y haz una hora de rodillo si dispones de el.

La preparación de la bicicleta para el invierno

Conducir una bicicleta tiene unas cuantas diferencias en invierno con respecto a otras épocas. Comenzando por la climatología, más frío, menos temperatura y por lo general riesgo de precipitaciones hacen que practicar ciclismo en invierno sea más complejo y peligroso. También el factor “visibilidad” es importante, al haber menos horas de luz durante el día se hace casi imprescindible disponer de dispositivos luminosos y reflectantes para poder ser advertidos por otros usuarios de la vía.

Es fundamental revisar al menos estos componentes:

  • Iluminación: Obligatoria la trasera y recomendable la delantera. Importante disponer de unas luces que ofrezcan una visión clara a otros vehículos a unos 200 metros de distancia, evitaremos sustos innecesarios.
  • Neumáticos: Mantienen a la bicicleta y ciclista unidos al asfalto, es fundamental utilizar unos neumáticos tanto apropiados como en buen estado.
  • Frenos: Son el elemento de detención de la bicicleta, tienen que soportar la fuerza generada por la inercia del peso de bicicleta y ciclista, por tanto, deben de estar en pleno funcionamiento y bien ajustados. En invierno las frenadas se alargan más de la cuenta y la suciedad de la vía puede jugar malas pasadas. Si quieres hacer mantenimiento a tus frenos, lee este artículo de mi blog sobre limpieza y mantenimiento de frenos de carbono.

La ropa de invierno

La bajada de temperaturas obliga a contrarrestar los efectos del frío abrigándonos más, llevando por consiguiente más peso encima y aunque no lo parezca, el mismo riesgo de sufrir deshidratación. Deberás escoger prendas para soportar el frío y a la vez disponer de transpiración para evacuar el sudor que generarás durante la práctica del ciclismo en invierno.

Se suele decir que el frío entra por los pies y por la cabeza, considera como primordial abrigar bien esas dos partes del cuerpo. En la cabeza una gorrita bajo-casco o un gorro de polartec te pueden venir muy bien. En los pies, fundamental el calcetín de invierno y las botas de abrigo para mantenerlos siempre calientes. En caso de lluvia, nada mejor que unos cubrebotas de neopreno o impermeables para protegerte de la humedad.

Los manos y pies sufren en la bicicleta lo que no está escrito así que recuerda, una recomendación es no abrocharte las botas muy fuerte y los guantes que no te queden excesivamente justos. Muchas veces cometemos el error de abrocharnos en exceso la ropa, impidiendo que el riego fluya con normalidad y por tanto se queden frías las extremidades por la falta del retorno venoso.

Espero que con estos consejos, la práctica del ciclismo en invierno te resulte más llevadero y recuerda que todavía quedan unos cuantos meses para la llegada del buen tiempo, aclimátate lo antes posible a las bajas temperaturas o bien, toma un billete para ir a Canarias.