Cada día somos más los cicloturistas que circulamos por carreteras, ciudades y montes. Ocupamos más y más espacio, crecemos más como colectivo y también eso origina que se incremente el número de incidentes/accidentes que sufrimos. Es inevitable, todo crece en la misma proporción generalmente aunque podemos poner mucho en nuestra mano para evitar que ocurran situaciones no deseadas o minimizar los perjuicios en caso de no poder hacer nada para librarte de ellas. Por eso, en este artículo, he creído conveniente recopilar unos cuantos consejos básicos de seguridad para que cuando circules en bicicleta vayas más seguro y si eres conductor o te encuentras con algún accidentado, sepas como reaccionar y actuar.

Consejos básicos de seguridad sobre “cómo circular”

Tanto si eres ciclista aficionado a la montaña, ciudad y/o carretera, deberás ante todo, respetar las normas de tráfico, consulta la normativa de tráfico en la web de la Dirección General de Tráfico, nunca está de más ojearla para poder resolver algunas dudas sobre situaciones en las que nos creemos con la preferencia como en los cambios de dirección/sentido o circulación en vías interurbanas. En el caso de la bicicleta de montaña, es muy importante conocer la legislación respecto al tránsito de bicicletas por caminos, sendas, pistas y áreas protegidas para evitar poner en peligro espacios reservados además de llevarte una bonita sanción a tu casa.

Recuerda como fundamental: Circular por el arcén siempre que sea transitable o por la parte derecha mínima imprescindible de la calzada. Respetar las señalizaciones en especial los semáforos, ceda el paso y stop. Evita hacer giros bruscos o inesperados.

Independientemente del ciclismo que practiques, procura salir acompañado, disfrutarás más del ejercicio y tendrás a tu lado a alguien que podrá socorrerte en caso de emergencia o dar el aviso a los servicios de atención primaria. Si no tienes la suerte o sales solo de costumbre, al menos avisa a tus familiares y amigos de este hecho y de las zonas que frecuentas.

Cuando salgas a entrenar, entrena con cabeza, recuerda que en las vías urbanas está limitada la velocidad y no puedes utilizar la carretera o el monte como tu circuito particular, has de compartir los espacios y utilizarlos con coherencia.

Consejos básicos de seguridad sobre “qué llevar”

80313151201XX_2Dentro del apartado del “ajuar del ciclista” hay una serie de elementos obligatorios como son: (A) Iluminación y reflectantes para poder ver y ser visto en condiciones de poca luz. (B) Documentación para poder ser identificado en caso de accidente o por las autoridades competentes. Y luego hay una serie de elementos que es recomendable llevar encima como pueden ser: (A) Teléfono con los números frecuentes en la marcación rápida. (B) Repuestos para solventar averías. (C) Una cartera con algo de dinero para poder hacer frente a imprevistos como un taxi, un billete de tren o un bocadillo con un caldo caliente. (D) Una barrita o gel energético de emergencia para sobrevivir ante un pajarón o deshidratación.

Algunos ciclistas son muy quisquillosos con el peso, el incordio y la molestia que ocasionan ciertos utensilios pero pocas veces valoran el tenerlos encima, excepto cuando te hacen falta. Recordamos que la mayoría de los ciclistas practican el deporte por distracción.

Consejos básicos de seguridad sobre “cómo actuar en caso de accidente”

consejos básicos de seguridadSi te ves envuelto en un accidente cuyo protagonista es un ciclista, ya sea por una colisión, caída, insuficiencia o cualquier otro motivo, ten presente esta guía rápida de actuación que en muchas ocasiones puede librar de disgustos al accidentado.

  1. Llama a los servicios de emergencias al 112 o número de teléfono de tu país.
  2. No intentes desplazar al accidentado, pues podrías agravar su lesión. Sólo los servicios médicos deberían trasladarlo.
  3. Si el accidentado se mueve por su propio pie, es mejor que permanezca inmóvil en caso de detectar alguna anomalía en sus sentidos, de lo contrario si se incorpora el mismo suele ser buena señal.
  4. Intenta tomar nota o memorizar lo ocurrido y dependiendo de la gravedad y actores involucrados, pide ayuda de personas próximas si es que las hay.
  5. En caso de accidente provocado por un tercero, si se da a la fuga, intenta identificarlo ya sea por un número de matrícula, una descripción visual, etc.
  6. Cuando el accidente sea de tráfico, lo recomendable siempre es llamar a las autoridades para proceder al levantamiento del atestado.
  7. Si el accidentado está inconsciente, identifícalo si puedes para proceder a comunicar la situación a sus personas más cercanas.

Pueden parecer unos consejos básicos de seguridad que no suenan a nuevo, pero lo cierto es que muchas veces los dejamos de lado por creerlos sabidos y sin embargo quedan en el olvido gran cantidad de días que cogemos la bicicleta del garaje y salimos a hacer una ruta.

Recuerda que el chasis de la bicicleta es tu piel y en ningún caso es de acero o carbono.