Prueba del sillín specialized power

Specialized power saddle test

Después de utilizar durante varios años el afamado sillín Specialized Toupe S-Works tuve la curiosidad de probar la nueva creación de la marca americana, el specialized power saddle que promete aunar las ventajas de un sillín para ciclistas como para triatletas.

sillin specialized powerLa versión que he probado es la S-Works, la más alta de gama con railes de carbono y un peso en torno a los 130 gramos en sus 143mm de ancho. Si bien, he de decir que siempre he usado el Toupé en la versión de 130mm y me ha sorprendido la facilidad con la que he conseguido adaptarme a esta nueva montura.

Las dimensiones son radicalmente diferentes a cualquier otro sillín, entre 5 y 6 centímetros más corto que el Toupé y con una forma algo más aguileña en los laterales, la punta del sillín es más corta y ligeramente orientada hacia abajo.

Una vez le instalas y ajustas las medidas al igual que lo tenía en el toupé, observo que permite orientar algo más baja la punta sin perder por ello sujeción en la zona de las caderas, la anchura hace un apoyo más cómodo en este sillín specialized power que en otros parecidos.

La abertura antiprostática es realmente cómoda, sin duda, se nota y mucho pues no adolece de tanto adormecimiento como otros sillines de gamas similares.

La prueba la realicé en una salida de 6 horas y lo cierto es que fui muy cómodo durante toda la salida, salvo por la lógica fatiga de las horas sobre la bicicleta.

En el sillín specialized power solamente hay medidas a partir de 143mm de anchura, eso si, tienes disponibilidad de color negro y rojo, con un acabado en piel que la verdad está muy bien conseguida. Los precios oscilan dependiendo del acabado y versión, desde la “comp” por algo más de 100 euros hasta la “s-works” que alcanza los 250 euros, no apto para todos los bolsillos. Eso sí, los poseedores del sillín specialized power acabarán contentos después rodar horas y horas con el.

sillin specialized power

sillin specialized power