Larra Larrau una de las marchas más duras de España

Hacía ya algún tiempo que no escribía sobre peripecias, marchas y carreras en bicicleta. Muchos meses ya del último post.  La verdad es que tanto preparar pruebas para luego no hablar de ellas, pues antes de perder totalmente la costumbre intentaré remediarlo y en este caso la marcha elegida es la última que he hecho la Larra Larrau 2016.

Este 2016 ha sido el año de la vuelta a las grandes rutas, a las largas marchas, al deporte de fondo sobre las dos ruedas. Si en 2015 disfruté haciendo medio fondo, este año me lo he pasado pipa haciendo gran fondo, aunque no todo han sido flores, pues tanto en el Soplao como en la Quebrantahuesos viví la cruz de la moneda. En la primera por lesión, en la segunda por una mezcla de prudencia, asma y mala suerte.

Sin embargo, este año he participado en dos pruebas inéditas para mi, la Transcantábrica que merece la pena una crónica por separado y la Larra-Larrau que goza de fama de dura, durísima y puedo corroborar que así es, una marcha dura, para recios que no se den por vencidos pues el camino invita totalmente a la rendición.

¿Qué es la Larra Larrau?

A partir de este año es una marcha cicloturista, formato que adopta después de varias ediciones de carrera deportiva. Tiene su punto de partida en Isaba (Navarra) con 146km de recorrido entre España y Francia, más de 3800m de desnivel con el principal atractivo de tres duras ascensiones como son: el Col de la Pierre St.Martín, el Col de Isarbe y el Col de Larrau también llamado -El Rey de los Pirineos- por tratarse del puerto más duro de Francia. En estas imágenes se pueden comprobar las altimetrías de los mismos. También hay una versión medio fondo con 100km y solamente dos ascensiones. Gracias a Altimetrias.net por las imágenes.

Larra Larrau 2016 altimetriaLarra Larrau 2016 altimetria issarbeLarra Larrau 2016 altimetria

 

 

 

 

 

¿Cómo transcurrió la larra larrau 2016?

La salida de la gran fondo tuvo lugar a las 9 de la mañana en la que varios cientos de participantes tomamos la salida con cierta calma, sabedores de la ensalada de puertos que nos quedaba por delante. Gente de todo tipo, género, edad, condición física, un auténtico ambiente de marcha cicloturista que daba al pequeño pueblo de Isaba un ambiente realmente increíble y una temperatura ideal de 15º al comenzar la marcha.

Para la ocasión opté por llevar la Tarmac con frenos de disco, sabedor del mal estado de las carreteras francesas y los largos descensos que nos esperaban la opción del disco era más segura y consistente que la zapata tradicional, el tiempo me dio la razón y fue un acierto en toda regla. En la transmisión continué con el desarrollo que llevo montado desde hace dos años, platos de 52-36 y piñones de 11-28, si bien, el 28 solamente tuve necesidad de usarle en los últimos dos kilómetros de ascensión del col de Larrau que se hicieron especialmente tortuosos.

Larra Larrau 2016 “Col de la Pierre de St.Martin”

Tras unos kilómetros de calentamiento en un terreno favorable nos encontramos ante la primera dificultad, el Col de la Pierre St.Martin es un puerto de unos 14km con algún punto de más del 10% pero que nos metería el calor en las piernas para lo que vendría después. El ascenso por esta cara de St.Martin es más suave que por el lado francés y justo antes de la cima hay un pequeño descanso que permite recuperar un poco el aliento para afrontar con alegría los metros finales. Las vistas desde esta parte son absolutamente espectaculares.

Durante toda la subida nos acompañó un sol radiante, daba gusto pedalear con una temperatura semejante, una luz tan bonita y entre un paisaje simplemente maravilloso.

En la cima del Col de la Pierre St.Martin - Larra Larrau 2016

En la cima del Col de la Pierre St.Martin

En la cima se encontraba el avituallamiento donde aproveché para comer algo de fruta y coger unas barritas, reponer agua y comenzar una peligrosa bajada hacia Arette, tramos de asfalto en mal estado, húmedo con curvas contra-peraltadas y muy complicada. No podía dejar correr la bicicleta porque frenarla no resultaba sencillo.

Larra Larrau 2016 “Col de Issarbe”

Después de una bajada bastante tensa pude recuperar un poco la cargazón de brazos y hombros en un tramo que constaba de un falso llano con continuos toboganes aunque ninguno de ellos dignos de plato pequeño.

Camino del Col de Issarbe - Larra Larrau 2016

Camino del Col de Issarbe

Días antes había metido en el garmin los segmentos de las tres subidas, por aquello de ver en pantalla el perfil de altitud que tenía por delante y lo que me faltaba por completar de cada puerto, todo un acierto porque te da la visibilidad adecuada para poder regular el esfuerzo.

El garmin comienza a pitar de forma insistente, quiere decir que en menos de 200 metros comienza la ascensión al segundo “Col” del día el Issarbe, el de menos altitud de los tres pero unos nada despreciables 1500m. Tengo que aclarar que la subida de este puerto consta de un firme en un estado muy precario, no es ni tan siquiera asfalto, es un aglomerado apisonado varias veces y recauchutado hace mucho tiempo, la grava suelta es una cosa normal y la subida es totalmente lineal pero a un porcentaje superior al 10% en la mayor parte del recorrido.

Comienzo directamente con el 36-25 y juego con la cadencia para regular el esfuerzo, llevando como máximo al umbral de corte para no caer en un sobre-esfuerzo que me pase factura en el último puerto.

Ya antes de comenzar, este era el puerto que más respeto e incertidumbre me provocaba, lo curioso es que subí bastante bien, tan solo me adelantaron un par de participantes y sin embargo yo adelanté a no menos de 20 o 25 que comenzaban a pagar el exceso de ritmo de St.Martin.

Era de gran ayuda además de las indicaciones del garmin, los carteles que la organización había situado cada kilómetro indicando la distancia restante y el porcentaje del tramo que comenzaba, lo que no ayudaba era ver que en contadísimas ocasiones ese porcentaje era inferior al 10%.

La subida se hizo larga, muy larga… muchos kilómetros pedaleando a 50 o 55 pedaladas por minuto hacían que las piernas se cargaran y cuando el altímetro superaba los 1000m de altitud las nubes nos daban la bienvenida, nos tapaban el paisaje y solamente veíamos los 5 metros de carretera que nos precedían, hasta tuve que hacer uso de la luz trasera para indicar de mi presencia a los vehículos que acompañaban durante la prueba.

Col de Issarbe - Larra Larrau 2016

Col de Issarbe

Al finalizar la ascensión ni me detuve, bajé directamente al avituallamiento para evitar quedarme frio y tuve que hacerlo con muchísimo cuidado pues la carretera ya desde 4km antes de la cima estaba llena de “gravillons” que son unas piedras aplastadas contra el aglomerado para tapar los baches, todo un peligro. La bajada a una velocidad máxima de 30kmh hizo perder mucho tiempo  a todos los participantes si no querían verse envueltos en un accidente.

Llegué al avituallamiento, como el primero y el resto que vi, muy bien surtido, daba gusto ver que encontrabas de todo, fruta, bollos, bocadillos, gominolas, pasteles, agua, bebida energética, muy bien surtidos y con muchos voluntarios.

Larra Larrau 2016 Col de Larrau “El rey de los pirineos (y de Francia)”

Sin duda el nombre de esta ascensión da título a esta marcha, describir Larrau “como un puerto duro es quedarse corto”, ya para comenzar te recibe con varios kilómetros que encadenan rampa si y rampa también a más del 10% que ponen a prueba tu capacidad para contenerte y no echar el resto ya de partida, pero son del kilómetro 3 al 10 cuando realmente se pone dura la cosa.

Una subida en la que se encadenan las rampas, una tras otra sin parar. Porcentajes duros que sumados a la carga previa de más de 2500m de ascensión hacen que las piernas comiencen a dar los “toques de atención“. Ya no solamente serán las fuerzas que te pueden abandonar, es simplemente que las piernas respondan. Pude comprobar que durante la subida ya nadie te adelantaba y yo solamente adelantaba a personas que o bien subían andando o estaban sentados en la cuneta haciendo estiramientos.

El ritmo era uniforme, la selección estaba hecha y sabía que las bicicletas que me acompañaban en la última subida, me llevarían hasta la meta.

Para terminar, a seis kilómetros del final hay un espejismo, una trampa, un tramo que no es llano ni desciende, es una sucesión de toboganes que dan la puntilla, que te preparan, te dinamitan para lo que queda por venir, dos kilómetros finales a casi el 12% de media cuyos 500 metros finales se hacen agónicos, subes montado solamente por no defraudar a los aficionados que te gritan y animan desde la cima, desde el mismo cartel de Larrau. Menos mal que llegas arriba, tomas aire y sabes que ya está, has conseguido el reto de terminar la Larra-Larrau.

En la cima de Larrau - Larra Larrau 2016

En la cima de Larrau

Solamente por el momento de coronar Larrau merece la pena hacer esta marcha, es una sensación francamente indescriptible.

Desde la cima de Larrau hasta Isaba queda una “chicheta” llamada Laya que tiene unos 3 kilómetros y como se suele decir, se sube si hace falta “gateando”. Llegar a Isaba y ser recibido por aficionados, sus familias y tus seres queridos es un momento mágico y que merece la pena repetir.

Ahora os dejo una pequeña galería de fotos seleccionadas, algunas de la organización y otras tomadas por mi durante la ruta (porque no todo es dar pedales, también hay que llevarse pequeños recuerdos)

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.