Emulando a compañeros de fatiga de anteriores campañas como PedroTe y Merchitas, afronté los 10000 del soplao mtb 2017 como una fiesta, un día encima de la bicicleta que me sirviera tan solo para acumular un carrao de horas de cara a próximas citas, saliendo desde el vagón de cola.

En anteriores ediciones: 2010 disfruté como un enano preparándolo con Lumier, Marcos, Luismi, Gabi, Nacho, Ángel y algunos más. Disfruté muchísimo compartiendo el día con la compañía Pistera. En el 2011 mismos protagonistas pero consiguiendo hacer un mejor registro (por aquellos entonces no existía la ruta por negreo), y aunque en 2014 disfruté preparándolo, un problema físico me apartó de acabar a la altura de Bárcena Mayor.

En 2017 cambié el chip y decidí salir desde atrás con el coche escoba, lo que me dio la oportunidad de ver otro soplao, otra marcha y disfrutar de los amigos que iban apareciendo por el camino.

Para empezar, es un poco rollo, la verdad, encontrarte parado nada más empezar. Pero teniendo en mente echar el día todo se ve con otro humor. “Que si venimos a la combinada”, “que si nos falta nadar en el río para hacer el Soplaoman”, jejeje… hubo risas la verdad.

Algo que te ahorras al salir tan atrás es que huyes de gran parte de las movidas en las bajadas, para zotes como yo bajando se agradece y mucho ir un poco a tu ritmo sin tanta presión.

También te das cuenta del hambre que provoca en el ser humano la bicicleta, desde luego que los fabricantes de coca-cola y pastelitos están detrás de la fabricación de bicicletas, no hay nada que produzca más adicción y te incite tanto a engullir ese tipo de productos.

¡¡Y como no!!, puedes comprobar cuantos plátanos por minuto es capaz de perder alguien bajando a Celis y algunos paran a recogerlos (para matarlos).

Lo que está claro es que queda mucho por aprender en las marchas, este soplao ha sido el mas GUARRO con diferencia. Miles de envoltorios, cientos de bidones y mucha otra porquería no bio-degradable que seguro después alguno ha ido a recoger, pero me da vergüenza ajena tener que ver eso.

Al igual que la educación y falta de higiene de algunos participantes que brilla por su ausencia, desde gallos que salen y solo hacen tocar la bocina para que te apartes tanto subiendo como bajando, hasta aquellos que esperaban a terminar el soplao para ducharse y lavar la ropa.

Me ha alegrado ver mucha participación de féminas, cada año va a más y creo que es un punto positivo, pude ver a unas cuantas y la verdad es que van muy pero que muy fuertes.

Aunque lo mejor del día, desde luego es poder encontrarte con caras conocidas, compartir con ellas un cacho del camino, te ayudan, les ayudas y al final es un tira y afloja con la solitaria montaña.

Creo que no puedo expresar de mejor manera que con estas palabras que ayer lo pasé en grande y sobre todo me divierte y alegra ver que los demás también. Vuestros muros son como una parte de lo vivido ayer y creo que hacen justicia a lo que representa una jornada de convivencia sobre dos ruedas. Cada uno con su objetivo y su reto pero todos en el mismo camino.

A ver si salen las fotos que esa es otra de la parte chula de esto… ver los caretos de susto cuando te cazan en las fotos…