Maniobras de seguridad en la bici, cinco gestos que pueden ayudarte

Cuando circulamos con nuestra bicicleta, aunque respetemos las normas no estamos exentos ni libres de tener percances o accidentes. Bien sea, por conductores imprudentes, por las condiciones de la vía, por un despiste, por no ser vistos o por cualquier otro motivo. El resultado final suele ser siempre el mismo, ciclista herido o muerto por alcance.

Ultimamente cuando circulo en bicicleta suelo ayudarme de algunas maniobras, que además de las ya conocidas (circular por el arcén, señalizar las maniobras, etc.) me están aportando un plus y cuanto más las uso más pienso que pueden ayudar a alguien más, por eso las expongo aquí.

Hacer indicaciones con el brazo a los coches que se aproximan por detrás. Moviendo el brazo izquierdo de arriba hacia abajo en situaciones en las que detecto que el coche circula a una velocidad inadecuada. Con esta señal advierto al vehículo que su velocidad es excesiva y sería recomendable que la redujera. Funciona al menos en el 50% de los casos.

Establecer contacto visual con los vehículos que se aproximan, tanto por delante como por detrás. Cuando un conductor se siente observado o identificado por lo general tiende a no cometer infracciones, por si una denuncia estuviera esperando. Cuando voy solo y detecto algún vehículo por detrás giro levemente la cabeza intentando localizar al conductor, de este modo le advierto implícitamente que le he visto. Funciona en más del 80% de los casos.

Las maniobras inesperadas, mejor hacerlas suavemente. Cuando me veo obligado a abandonar el arcén intento realizar la maniobra con suavidad sobre todo si se aproxima un vehículo y por supuesto indicando con el brazo izquierdo la intención de ocupar parte de la calzada. Funciona en la mayoría de las ocasiones.

Advertir de problemas en la vía. Levanto el brazo cuando hay algún obstáculo en la vía o el estado de la misma obliga a reducir la velocidad aumentando la peligrosidad. Funciona en la mayoría de las ocasiones.

Saludar a los vehículos que se aproximan de frente o se incorporan en intersecciones. Como señal de “te he visto, ahora me tienes que ver tu a mí”. A veces tengo que acompañarlo de un grito o silbido fuerte. Funciona en al menos el 50% de los casos.

Estos son algunos de mis trucos para intentar ser visto y respetado cuando circulo, sobre todo en solitario. Seguro que tu también tienes algún truco, ¿qué te parece si lo compartes con el resto de lectores?